Accidentes de tránsito continúan sin control

Aumento. Los motociclistas continúan engrosando la lista de fallecidos por accidentes de tránsito. La mañana de ayer fallecieron dos en diferentes puntos de la capital, a minutos de diferencia dos motociclistas fallecieron en las primeras horas de ayer en la capital. En el primer caso la escena fue dantesca, la víctima fue triturado por las pesadas llantas de un furgón con rastra, y en el segundo suceso el fallecido es un policía.

El primer accidente ocurrió a eso de las 5:30 am, en la inmediaciones del semáforo del centro escolar Los Quinchos, en San Judas, en la Pista Suburbana, cuando el motociclista Aldo Antonio Parrales Silva, de 35 años, circulaba de sur a norte en la motocicleta Kawasaki roja placa M-10086 al momento que fue impactado por el furgón placa TC-97130 con la rastra placa C472-BMD que se movilizaba de oeste a este, y era conducido por el guatemalteco Marvin Eduardo Gómez Villagra, de 38 años, quien se dio a la fuga.

Tras el hecho, Gómez continuó su marcha, porque según él no se dio cuenta del accidente, a pesar de que arrastró el cuerpo del infortunado por unos 20 metros; fue mediante coordinación policial que se le capturó en el kilómetro 15 de la Carretera a Masaya, y en la parte inferior de la rastra y en las llantas había rastros del atropellamiento.

“NO ME DI CUENTA”

“No me di cuenta, no es cierto que me di a la fuga. Como voy cargado y es un vehículo pesado no se siente, ¡perdón!, ¡perdón!, pero no me di cuenta, ya no puedo responder más”, dijo Gómez quien quedó detenido en el Distrito III para responder por el delito de homicidio imprudente.

“Venimos a unos 20-22 kilómetros por hora, venimos subiendo la pendiente, no podemos venir rápido, y no es cierto que veníamos en competencia como dice la gente; el semáforo para nosotros estaba intermitente porque hasta las 6:00 de la mañana cambia, y el de él (la víctima) estaba en rojo”, dijo Rommel Centeno, testigo ocular, quien conducía otro furgón que estaba detrás de Gómez, ambos se dirigían a Granada a dejar un cargamento de cloro.

Al inicio la Policía desconocía el nombre del infortunado, solo tenía registrado al dueño de la motocicleta, que es Edwin José Padilla Tardencilla, pariente de Parrales y quien se la prestó para que se dirigiera a su centro de trabajo como vigilante, ya que él se movilizaba en una bicicleta.

La víctima dejó a tres niños en la orfandad y habitaba en el barrio Los Guillenes, en la comarca Camino de Bolas. Fue identificado por su primo Lenín Lara.

El segundo fatal accidente de tránsito se registró a las 6:00 am, de donde fue el Cosep dos cuadras al sur, donde pereció el suboficial de Policía, Mario José Rivas Lacayo, 32 años, quien aparentemente y según versión de testigos, irrespetó la señal de alto en la intercepción y fue colisionado por el microbús placa M-086190, que era conducido por Jesús Antonio Sandoval López, de 25 años.

“No lo miré, solo sentí el golpe, nadie quiere matar a nadie; ando buscando la vida, iba a sacar un recorrido de niños, pero lamentablemente me sucedió esto”, dijo Sandoval, quien quedó detenido en el Distrito II de Policía.

“El motorizado viene a exceso de velocidad, lamentablemente fue el policía quien se pasó el alto que está en el cruce”, dijo Pedro González, testigo ocular.

OTRA VÍCTIMA

Un conductor que iba en estado de ebriedad provocó la muerte del pasajero de una motocicleta en el accidente ocurrido la noche del martes en el kilómetro 14 de la Carretera Nueva a León una cuadra al sur, en Ciudad Sandino.

La Dirección de Tránsito del Distrito X de Policía identificó a la víctima como Luis Palma García, de 25 años, quien iba hacia un culto religioso junto a su pariente Adonis Rivas, quien conducía la motocicleta al momento en que fueron impactados por Rafael Sandoval González, de 44 años, conductor de una camioneta.

La Policía aún no determina con cuánto grado de alcohol por litro de sangre conducía Sandoval al momento que perdió el control del vehículo e invadió carril contrario impactando a los motociclistas y fue a detenerse al impactar contra otro vehículo conducido por Ricardo Gutiérrez, quien resultó ileso.

Palma fue arrastrado por Sandoval unos 20 metros y quedó debajo del automotor hasta que agentes de Tránsito lo sacaron para trasladarlo al Instituto de Medicina Legal.

Los testigos señalaron que los motociclistas iban en su preferencia y fue la camioneta que conducía Sandoval la que iba zigzagueando sobre la vía. Palma dejó a tres niños en la orfandad.

 

355 aproximadamente es la cifra de fallecidos por accidentes de tránsito que se registran a nivel nacional.